sábado, 5 de marzo de 2011

rosa, ae


Consumado ya el sueño,
marchito el esplendor y sus fragancias,
se resiste la rosa
a morir en el vaso.

En callado combate contra el tiempo
y su invisible saeta,
uno a uno sucumben los pétalos
y vuelan a la tierra.

Cumplido ya el hado,
delicados despojos,
deslustrada moneda
semejan, calderilla
que el poeta recoge
y celebra en sus versos:


Oh efímera gloria,
caídas hojas de la juventud.

No hay comentarios: