martes, 10 de febrero de 2015

Teselas

Domingo. He aprovechado que lucía el sol para dar un  paseo. Arriba, el azul celeste, sin mácula, es la imagen de la infinitud. El aire limpio deja ver los perfiles nítidos de las sierras en varios planos de profundidad, los cortados de roca, las quebradas, los caminos y cortafuegos, los claros y las manchas de matorral. He subido hasta el cerro Miralobos y desde allí las veo llegar: avanzan despacio, deslumbrantes, majestuosas, apagando los brillos de la mañana. Ah, las nubes, exclamo para mis adentros con melancolía a pesar de la belleza de la estampa.

Arriba nacen
Sobre nosotros pasan
Atrás nos dejan
*
         La mugre del tiempo, como la del tabaco, o la limpias, o te puede y te pudre la vida.

*

         Documental en La 2 sobre Hitler y Mussolini. Los ve uno hacer cucamonas ante las cámaras, histriónicos en sus discursos, gallardos en los desfiles, sanguinarios sin escrúpulos, feroces perros totalitarios, nefastos borrones en las páginas de la Historia. Y comprueba que no estaban solos. Las multitudes se apretaban en los estadios, en las plazas y en las avenidas, llenaba los teatros y aplaudía enfervorizada. Por miles. Por millones.

No hay comentarios: